ABC
Disponible en: Hablame de Respeto App Hablame de Respeto App
Reportaje
Friday 5, June 2015
División de sectores perturba oportunidades de empleo hacia mujeres

Suena trillado y desalentador, pero dejar de repetirlo lleva a condenarse: El Salvador ha fracasado y urge comenzar a construir unidos un país real, aún con la poca o nula esperanza que queda.

Suena trillado y desalentador, pero dejar de repetirlo lleva a condenarse: El Salvador ha fracasado y urge comenzar a construir unidos un país real, aún con la poca o nula esperanza que queda.

La situación actual del campo laboral de El Salvador se sumerge cada día en lo más profundo de un barranco, sin oportunidades de escapatoria. No se han edificado políticas públicas reales encaminadas en construir caminos de inserción a campos de trabajo en sus diferentes áreas. En este contexto, las mujeres, los rostros prioritarios y mayoritarios del país, tampoco encuentran el sendero para, tan siquiera, iniciar una búsqueda de posibilidades de desarrollo para sí, los suyos y la sociedad en general.

En el territorio nacional, una de las instancias encargadas de la creación del desarrollo de políticas para el fortalecimiento de las relaciones laborales, con eje gubernamental, es la Dirección de Relaciones Laborales de la Secretaria Técnica de la Presidencia de la República. Según su coordinador, Danilo Flores, el fomento del empleo del actual gobierno es uno de los ejes principales de la gestión, que se ha plasmado en el Plan quinquenal de Desarrollo 2014-2019.

Entre sus propósitos, focalizados en el campo de la productividad, está el de generar más y mejores empleos; no obstante, la tarea va más allá de lo complejo. Según datos otorgados por el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MTPS) y plasmados en esta innovadora plataforma multimedia, solo en 2014, año de inicio del mencionado Plan, de 22,179 mujeres que se inscribieron en la Bolsa de Empleo de dicha cartera estatal, solo 2,357 fueron colocadas por la misma, cifra que tiene una representatividad nula en cuanto a logros reales se refiere.

Si se compara con el primer trimestre de 2015, la situación de la mujer con respecto al año pasado muestra el mismo comportamiento y se torna aún más preocupante cuando lo vemos con una lupa territorial. Las mujeres que habitan en los departamentos del oriente y occidente del país tienen menos posibilidades de ser colocadas en puestos de trabajo, pues en 2014, de los departamentos de La Unión y Ahuachapán, solo cuatro lograron ser colocadas respectivamente.

Entre las acciones que pretende implementar el actual gobierno para potenciar el campo de la productividad, está la creación de consejos en los que participen distintos actores sociales. “Habrá que involucrar a las instituciones de gobierno, a las organizaciones de mujeres, habrá que involucrar a las gentes que en los municipios y territorios tengan que ver con la problemática”, añade Flores.

Se vuelve, entonces, imperativo crear este consejo, dejarlo como una ilusión o un proyecto sin echar a andar es continuar con las mismas cadenas que atan a las mujeres. Durante el trabajo territorial de este Sistema de Prevención de Alerta de Violencia de Género (SPVG), las mujeres Defensoras de Derechos, que provienen de municipios con altos índices de violencia de diferente índole, como Mejicanos, Ciudad Delgado, Cuscatancingo y Soyapango, identificaron que uno de los principales problemas a los que se enfrentan las habitantes son las pocas posibilidades de desarrollo que tienen dentro de estos lugares.

A pesar de su organización y su trabajo de incidencia, no encontrar una oportunidad de autonomía económica hace que las mujeres sean vulnerables a caer en círculos de violencia repetitivos, plasmados en sus hogares y en las calles por donde transitan. Solo de enero a octubre de 2014, en el municipio de Mejicanos, se contabilizaban 143 casos de amenazas a mujeres y; en Ciudad Delgado, 62. Sumado a eso, en las cifras oficiales, también se esconden los subregistros, ya que, de enero a marzo de 2015, La Libertad y La Paz registraron mayores tasas de homicidios de mujeres.

“Siempre existe el interés de generar empleos, que la obligación del Estado, sino también generar trabajo decente; es decir, un empleo que pueda generar un salario digno para las personas”, manifiesta Flores, quien también señala que las instituciones encargadas de crear empleo a nivel gubernamental se encuentran aunando esfuerzos para lograr mejores posibilidades de desarrollo.

Es utópico creer que el Estado es capaz de asumir la generación de empleo por sí solo; las empresas privadas no muestran apertura a la formación de más y mejores puestos laborales y las jornadas son cada vez más arduas cuando se recargan en una misma persona y los derechos de las trabajadoras quedan relegados ante las necesidades de subsistencia cotidianas.

En 2014, la mayoría de puestos en las que el MTPS logró colocar a las mujeres fueron ejecutivas de venta, atención al cliente y operarias, posiciones en las que los salarios no sobrepasan los $200 dólares. Algunos de estos trabajos fueron obtenidos en una dinámica de Ferias de Empleo, realizadas por el MTPS en alianzas con empresas privadas, una de las apuestas de la entidad; sin embargo, no es una solución factible a largo plazo, ya que las convierte en “proveedoras frustradas”, tal como se ve reflejado en el informe “La sombra del desempleo con silueta de mujer”, presentado por este SPVG en el marco del mes del trabajo.

De voz de mujeres entrevistadas dentro de este Sistema de Avisos, una de las principales barreras a los que se enfrentan en los requisitos solicitados, en estos puestos de trabajo, es la edad, que no debe sobrepasar los 30 años; además, con respecto a los estudios, deben tener un mínimo de bachillerato; y el sexo, en el que las mujeres encuentran desventaja en comparación al sexo masculino.

Para el director de Relaciones Laborales de la Secretaría Técnica, Danilo Flores, es importante  reconocer que existe una necesidad de fortalecer el sistema educativo, pues “es un problema que inicia desde la niñez misma. ¿Cómo garantizamos que no haya deserción escolar? Está plenamente identificado que las niñas son las principales víctimas de la deserción escolar”.

El Consejo Superior del Trabajo (CST), conformado por diferentes actores y encargado de discutir políticas a favor del empleo, no se reúne desde el año 2013 por falta de consenso, ya que la división de sectores predomina y afecta el poder de decisiones a favor de la ciudadanía. Al respecto, Flores agrega: “Tampoco estamos de brazos cruzados; estamos de acuerdo a las facultades que la misma Ley establece, pues (estamos) tratando de avanzar en la atención de la temática”.

Las mujeres no piden más que ir de lo sencillo a lo complejo, pero de forma real. Empresa privada, gobierno, sectores sociales deben lo más pronto posible avanzar unidos con un enfoque que beneficie también a las mujeres, principal soporte de la economía familiar. No se pueden dejar estancadas iniciativas que beneficien a la mayoría y sean de bien común, por la fortuna de unos pocos.

En palabras de Isabel Allende, que hacen sonar la realidad más digerible, la conclusión suena acertada: “Dar a las mujeres educación, el trabajo, la capacidad de controlar sus propios ingresos, heredar y poseer propiedades beneficia a la sociedad. Si una mujer tiene el poder, sus hijos y su familia van a estar mejor. Si la familia prospera, el pueblo prospera y, finalmente, lo hace todo el país”. 

Tú donación es importante para sustentar nuestros programas de apoyo a víctimas de violencia, atención psicológica y el fortalecimiento de nuestra plataforma.

Donar Visa Donar Mastercard DONAR
Violencia Fisica

Tipo de violencia

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Nesciunt, error maiores? Ullam earum tempora cum illum pariatur, veniam saepe natus illo praesentium dicta possimus, repellendus labore ducimus reiciendis dignissimos ex?

Copyright © Todos los derechos reservados