ABC
Disponible en: Hablame de Respeto App Hablame de Respeto App
Entre Nosotras
Wednesday 11, February 2015
Cristina Escoto: Quiero ser una mujer que sigue marcando la diferencia

Cristina Escoto, candidata a diputada del Partido Demócrata Cristiano (PDC) por el departamento de San Salvador, El Salvador, se considera una agente de cambio.

Cristina Escoto, candidata a diputada del Partido Demócrata Cristiano (PDC) por el departamento de San Salvador, El Salvador, se considera una agente de cambio. Con 19 años de trayectoria como pastora y representante del Movimiento Demócrata Cristiano (MDC), explica sus motivaciones para involucrarse en política, los principales retos que ha experimentado como un nuevo rostro en la política y su experiencia personal como víctima de la violencia desde una temprana edad.

En una mesa amplia, con la Constitución a la derecha y su iPad a la izquierda, Escoto cuestiona la aplicabilidad de las leyes a favor de la mujer, situación reflejada en la saturación de casos de violencia hacia la mujer y cómo sus principales apuestas como candidata pueden ayudar a contrarrestar esta problemática en el país. Para eso, durante esta conversación y en ciertas ocasiones, se dirige y conversa con la cámara, acompasando su voz con gestos firmes y enérgicos ante cada elocución que realiza, como si un auditorio lleno de mujeres estuviera presente en el lugar.

Queremos que nos haga una breve trayectoria professional y por qué decidió involucrarse en política y no en otra forma de incidir en el país.

Mi nombre es Cristina Escoto. Tengo ya 19 años de trabajar ayudando a otras personas. Soy pastora; un poco diferente al concepto que manejamos. Porque yo no voy a pelear una religion, yo voy a pelear por Dios y la verdad de Dios. Eso es importante: el poder de Dios, esa verdad que nos une en vez que nos divida.

En el año 2003, yo empiezo a viajar a toda mi nación, a todo el interior del país, buscando mujeres con el propósito de que ellas descubrieran su potencial, que pudieran levantarse, de darse cuenta de su valor, de su identidad que, sin importar en la comunidad donde viven, ellas pueden marcar la diferencia.

La mujer tiene un potencial impresionante para influenciar, pero lo bueno es que lo podamos hacerlo para bien. Y no para mal. A través de este ministerio, Abrazando tu Herencia, pude darme cuenta al mismo tiempo de la condición en la que muchas familias de nuestro nación viven.

Todas las conferencias que hicimos fueron gratuitas como Abrazando tu Herencia. Y luego nace Semillas de Amor, un proyecto que nace para ayuda social, donde ya no solamente llevábamos una palabra que podría levantar y empoderar a la mujer, sino la ayuda que ellas estaban requiriendo en ese momento.

¿Y cómo entra el Partido Demócrata Cristiano (PDC) en toda esta labor de sensibilización?

En el año 2006, sabía que iba a participar algún día en política. Y Dios empezó a sensibilizar mi corazón hacia eso. Siempre he estado muy escéptica al tema por lo que uno ve como ciudadano. Por el cansancio que mucho pregonamos. Y fue en agosto del año pasado que, a través del Movimiento Demócrata Cristiano (MDC), que logró abrir puertas en el PDC, me tocaron la puerta y me ofrecieron la candidatura para diputada de San Salvador.

No tomé mi decisión tan rápido. La tuve que meditar mucho porque sé lo que conlleva. Aparte, no quiero ser títere en las manos de nadie. Quiero ser una mujer que sigue marcando la diferencia, una mujer que sigue manteniendo el carácter y los principios a través de los cuales he caminado todos estos años.

Son 19 años de trayectoria y, al final, vi la oportunidad de poder ser influencia, de ser un agente de cambio. Creo que un diputado se alista a servir al pueblo. Y, si todos volvemos a retomar este principio de servicio, donde no busco mi conveniencia, creo que podemos hacer mucho por nuestra nación.

Como candidata, ¿qué propuestas lleva usted a favor de la mujer?

Creo mucho en la equidad. Todavía sigue siendo un sueño: los discursos son hermosos y hablamos de equidad de la mujer, pero no lo vemos en la práctica. Necesitamos fortalecer estas leyes y que se ejecuten. Que una mujer cuando aplica a un empleo su salario no sea por su género, sino por su capacidad.

La mujer es una fuerza laboral tremenda en El Salvador y vale la pena honrarla, levantarla, dignificarla. Y tenemos que trabajar en pro de ello. Hay muchos temas alrededor de la mujer en el momento del embarazo, que tenemos leyes donde se dice que ella no va a perder su trabajo y se puede ir a casa en los últimos meses, pero ¿qué tanto espacio hay para que ella pueda lactar a sus hijos?

¿Y qué podría hacer usted para mejorar estas areas?

Mi trabajo es ser influencia, pero una influencia positiva, no una manipuladora como muchos tienen a la mujer. No creo en la manipulación, pero sí en poner de una manera inteligente, donde traigamos un equilibrio en que todos salgamos beneficiados y poder vender la idea para que otros puedan sumarse y aprobar leyes que dignifiquen y traigan equidad a la mujer para que abran esos espacios.

Si logramos eso, podemos marcar la diferencia. Creo que es tiempo de no pensar en equipos, sino en nación. Al beneficiar este género, beneficiamos la nación y la familia entera. Porque, al final, la mujer es la mayor influencia dentro del hogar. Y si ella tiene estabilidad, transmitirá eso a sus hijos y nuestras generaciones serán beneficiadas. Mi trabajo es influenciar de una manera inteligente y positiva para que estas cosas cambien.

Ya que es un rostro nuevo en la política, ¿considera que existen mayores retos como mujer candidata y cuáles son?

Creo que sí. Siempre sigue siendo un reto, pero por lo mismo: la equidad simplemente es un buen discurso, pero no una realidad en la mente de las personas. Mientras sigamos viendo las personas través del género y no de su capacidad, seguiremos cortándole a la mujer la capacidad de desarrollarse y probar su potencial y de lo que ella puede hacer.

Como mujer, enfrentamos situaciones fuertes. Creo que somos valientes, fuertes y podemos marcar la diferencia. Cuando tenemos el carácter que se necesita y se requiere para defender lo bueno, permanecemos firmes. Creo que las mujeres en la política son algo que se debe añadir.

Nosotras solo tenemos el 30 %, por ley, que se requiere que mujeres participen en la política. Sé de naciones donde la mujer está participando en un 50 % y los cambios han sido fabulosos porque se han unido la mente de los hombres con la de las mujeres a traer un equilibrio que han traído cambios que benefician a la nación.

Las mujeres son el voto mayoritario en esta elección. ¿Sabe usted cuántas diputadas pueden escoger ellas si solo votaran por mujeres en el departamento de San Salvador?

No tengo el dato. Me tomaste ahí. No tengo el dato exacto. Pero quiero decirte esto en cuanto a cómo escoger a las personas. Tenemos que escoger personas con integridad: mujeres que hayan demostrado que tienen ese carácter firme para avanzar, que pelean por las cosas justas y correctas.

(Mira frente a la cámara dirigiéndose a las mujeres) Es importante que ustedes aprovechen todos los espacios que hay ahora en internet para conocer a la persona porque podemos ver las fotografías en la calle, pero realmente no sabemos quiénes son. Si te dedicas a conocer, informarte de lo que hay en el corazón y mente de estas mujeres, te animo a que lo hagas para que puedas usar tu voto con responsabilidad e inteligentemente.

Tenemos la oportunidad que nunca hemos tenido: escoger nosotros. Por eso animo al voto, más que marcar una bandera, marcar el rostro. Creo que esta persona tiene la integridad para permanecer firme, a pesar de la corrupción que rodee a la persona. Eso es importante porque tenemos una oportunidad de oro en nuestras manos en estas votaciones.

Sobre eso iba mi siguiente pregunta en cuanto a qué opción de marcación prefería. Ahora que me la respondió, ¿sabía usted que el voto por rostro le favorece como candidata?

Por supuesto que me favorece porque la persona elige por mí. Al tener el voto cruzado, nosotros tenemos la oportunidad de marcar 20 rostros; ¿qué pasa si yo marco todos? Quiere decir que el voto de esa persona solo va a valer el 0.05 % para cada rostro. Quiere decir que yo tengo todavía que analizar más mi voto. Y decir: “Creo en cinco íntegros. Bueno, a estos cinco les doy mi voto”. Pero no dejemos que nuestro voto vaya a diluirse simplemente por la emoción de marcar rostros.

Conozco varias personas, pues yo doy gracias por la confianza que me tienen y me dicen: “Cristina, nuestro voto es solo tuyo. Y no lo vamos a compartir con nadie”. Esa es la decisión que hoy podemos tomar cuando tenemos a alguien por el cual nosotros creemos, cuando tenemos a alguien por el cual creemos que puede traer cambios hoy podemos decir: “Mi voto es solo tuyo”.

Por otro lado lado, ¿qué sabe o conoce sobre derechos sexuales reproductivos?

Conozco un poco de ello. No te podría decir que soy maestra en la materia, pero sí lo suficiente como para tener una línea en la cual yo caminar.

Como candidata, ¿está a favor de la familia y cuál es su postura sobre el matrimonio?

Creo en la familia fundamentada en Dios. Muy sencillo: hombre y mujer pueden reproducirse, pueden tener hijos. Y trae una estabilidad. Vengo hogares fracturados. Sé lo que hace la ausencia de un padre en el corazón de los hijos. Sé lo que tenemos que bregar después; por lo tanto, sí creo en la institución de la familia como Dios la fundamentó en la palabra y creo que debemos cuidarla y protegerla.

No significa que vamos a levantar las manos en contra de aquellos que piensan diferente, no quiere decir que son enemigos, porque si tenemos el amor de Dios tenemos que pregonarlo y vivirlo. Entonces, podemos abrazar y preguntar: ¿por qué piensas así, ¿por qué te sientes así? Yo debo validar el corazón de la otra persona para poder ayudar, pero sí creo y defiendo a la familia fundamentada por Dios.

¿Está a favor o en contra del aborto? ¿Votaría a favor de una ley que lo despenalizará en el país?

No estoy a favor del aborto. Pero, ¿qué pasa en una violación? Son los temas más duros de tocar que, cuando los leemos, decimos: ¿Quién por el corazón de esta señorita? (Vuelve a dirigirse a la cámara, enérgica) Hay estudios que comprueban que un aborto fractura aún más tu espíritu, señorita o mujer.

Te está hablando una mujer que fue abusada sexualmente y violada también. No hubo como consecuencia un embarazo porque estaba pequeña. Fue entre los 6-10 años de edad, pero conozco lo que te desgarra por dentro. Y puedo imaginarme el dolor que puedes sentir de cargar al bebé de un evento tan traumático en tu vida.

También he tenido en mi cuidado a personas que han abortado. Jamás las juzgaré, jamás podré señalar el dedo porque solo una persona que ha pasado por eso sabe el dolor que lleva por dentro y la angustia y cómo no puede enfrentar esta situación sola. Pero hemos descubierto que el aborto fractura doblemente tu espíritu.

Y tienes la fractura de la violación y ahora algo para lo cual no fuimos diseñadas: quitarle la vida a lo que está en nuestro vientre. Por lo tanto, yo sí te ofrezco la ayuda que necesitas para salir de la crisis. Si no puedes críar ese bebé, abrir las vías para que tú puedas buscar una adopción donde alguien más lo cuide. Si ese bebé te va a recordar y no te va a permitir sanar, lo entiendo y alguien más puede cuidarlo.

Necesitas ser amada, cuidada, respetada, honrada y dignificada. Yo he pasado ese proceso de sanidad, de esa restauración y podría ofrecértela. Y aun hacer esas leyes que hablan del cuido, de la integridad de la mujer, realmente sean efectivas, eficientes y se busquen los medios para que estos lugares, donde debemos cuidar y restaurar a la mujer se establezcan de tal manera que tengan que esperar seis meses para una cita.

Recientemente, la Asamblea Legislativa otorgó un indulto a una de Las 17. ¿Qué valoración tiene sobre esto?

Es un tema bien difícil. Tenemos que educar más a nuestra nación. Nos hemos basado más en emociones que en realidades. Amerita sentarnos con la persona y escuchar. Es muy fácil señalar el dedo, muy fácil condenar a alguien, sin realmente sentarnos y ver los hechos que hay detrás, los traumas que mueven esto.

Las leyes no pueden ser tan cerradas tampoco. El corazón de la persona necesita ser escuchado y ver si el Estado está supliendo realmente las necesidades para que estas personas puedan tomar decisiones saludables. Tenemos que analizarlo todo, sentarnos y ver. Cada caso es distinto y (debemos) conocerlo a profundidad para tomar decisiones justas, que sean de beneficio para mi persona y que respeten las leyes que tenemos en la nación.

En caso de ganar, ¿qué políticas a favor de la mujer impulsaría en la Asamblea Legislativa?

Ahorita, tenemos leyes tremendas de protección hacia la mujer en casos de violencia no solo cuando alguien te golpea físicamente, sino de manera en la que están denigrando tu persona y, muchas veces, no se nos ha educado.

Una de las cosas es hacer que estas leyes sean eficientes. Porque están allí, pero yo sé que no están siendo aplicadas, no de la manera en que deberían serlo. Y tampoco tenemos los espacios para atender a toda la mujer violentada. Carecemos de las finanzas o de los recursos para estos espacios, pero ¿qué pasa si abrimos vías donde estos recursos se hagan posibles?

Soy la mujer que opina que si yo te demando algo, debo haberte dado algo primero. Trabajaría en pro de eso para poder solucionar estos problemas, que son montañas gigantescas que tenemos que empezar a subir, pero lo importante es empezar a dar los primeros pasos para que la ayuda sea integral y traiga un verdadero cambio y una verdadera respuesta a tu vida.

De hecho, ya existen instituciones como Ciudad Mujer…

Pero no dan abasto. El problema es eso: hay instituciones y nos quedamos cortos a la demanda. Y eso es lo que necesitamos mejorar. Está Ciudad Mujer, ¿pero estarán los jueces aplicando las leyes que con tanto sudor se pelearon para que finalmente se aprobaran?

Hay interminables casos de mujeres que se sienten desamparadas por el Estado. Porque, lamentablemente cuando un hombre no es responsable, y yo no soy feminista ni machista, pero trato de ver las cosas de una manera congruente, encuentra vías para no darle ni tan siquiera el sustento a sus hijos.

Sé de casos de personas que ganan muchísimo más y dan $75 para el sustento de sus hijos. Y la mamá tiene que luchar sola para ver cómo los saca adelante. ¿Por qué las leyes no se están aplicando de una manera eficiente? Debemos buscar la forma de que el hombre se haga responsable en estos casos y yo podría traer fila de mujeres que me dicen: “La ley no me protege. La ley no logró el fin que tenía, porque el otro tiene demasiadas vías para esconder sus ingresos y, al final, no ser responsable de lo que le corresponde”.

¿Qué mecanismos implementaría para que las votantes que la escogieron se sientan representadas en la Asamblea Legislativa una vez ejerza su cargo?

Mis puertas estarán abiertas. Y no es un discurso para que puedas dar el voto por mi persona. Las personas que me conocen sabrán que mi palabra pesa, porque yo soy de las personas que sí es sí y mi no es no.

(Nuevamente, se dirige a la cámara nuevamente con mirada y voz enérgica y firme) Vamos a escuchar tu necesidad y trabajaremos en pro de ello. Habrá un equipo de personas que están dispuestas a trabajar por la mujer, la nación, el bien social. Tu llamado a mí es válido. Vas a tener un corazón que escuchará y trabajará para ti y para que las cosas se solucionen. Eso es algo que te garantizo. Mis puertas van a estar abiertas y ahí estaré para escucharte y traer soluciones.

Tú donación es importante para sustentar nuestros programas de apoyo a víctimas de violencia, atención psicológica y el fortalecimiento de nuestra plataforma.

Donar Visa Donar Mastercard DONAR
Violencia Fisica

Tipo de violencia

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Nesciunt, error maiores? Ullam earum tempora cum illum pariatur, veniam saepe natus illo praesentium dicta possimus, repellendus labore ducimus reiciendis dignissimos ex?

Copyright © Todos los derechos reservados