ABC
Disponible en: Hablame de Respeto App Hablame de Respeto App
Historia de Vida
Thursday 5, February 2015
La luz al final del laberinto

Aún en los lugares con más altos índices de violencia contra las mujeres, encontramos mujeres que se vuelven un ejemplo de fuerza y valentía. Las defensoras de derechos que aprendieron a través de la experiencia.

Aún en los lugares con más altos índices de violencia contra las mujeres, encontramos mujeres que se vuelven un ejemplo de fuerza y valentía. Las defensoras de derechos que aprendieron a través de la experiencia.

En la vida todo tiene un sentido. Si superamos una dificultad y, a través de la experiencia, logramos evitar que otra persona pase por lo mismo y le enseñamos el mejor camino, entonces, todo habrá valido la pena.

Luz es una defensora de los derechos de las mujeres nata. Sus acciones hablan más que sus palabras. Su ímpetu y entrega no se hizo esperar tras graduarse del primer diplomado sobre defensa de los derechos humanos de las mujeres, que fue impartido en las instalaciones de la Universidad de El Salvador (UES).

Junto a su biblia, que siempre le acompaña, carga la libreta en la que lleva anotados los casos que ha ido recopilando de mujeres que les ha tocado vivir una realidad similar a la de ella. Se ha convertido, de alguna forma, en su guía. Alguien con quien contar cuando estamos en ese laberinto, al que parece que le surgen, de súbito, nuevos pasadizos. Pero Luz los conoce todos: cada uno de los procesos para alertar y denunciar la violencia contra las mujeres, que tanto daño nos hace como sociedad.

Para poder ayudar, no ha ido lejos. Tanto así que algunos casos de mujeres agredidas han llegado solos. Para su sorpresa, son vecinas que ha conocido desde hace mucho tiempo atrás. Las mismas mujeres que les comentan de otros casos que también conocen y, entonces, el círculo crece.

“Las asesoro y les explico que no están solas. Que hay defensoras que estamos, están luchando para que las mujeres ya no suframos violencia y podamos desarrollarnos como personas, que es importante y que podemos ayudar a las demás”, expresó Luz con esa chispa de orgullo que no puede evitar. Un orgullo.

La forma en la que esta defensora de derechos conoció el camino para salir de ese laberinto no fue fácil. Le tocó vivir varios años en una situación de violencia, de la que sentía que no podía escapar; pero, al final, lo hizo triunfante.

Luz reconoce que con el curso de defensoras ha podido hoy identificar los tipos de violencia que vivió al lado de su expareja y advierte que el golpe no es el único, sino que existen otros más que también afectan.

“Yo no quería aceptar que lo estaba sufriendo, pero gracias a la asociación en la que estoy he podido identificarlo y me he dado cuenta de que, a veces, por miedo, no la decimos”, reconoce esta valiente mujer con lágrimas en su rostro, que no la hacen más débil, sino que la fortalecen. Paradójicamente, el maltrato a la vida de esta defensora de derechos se agudizó cuando decidió,  en definitiva, acabar con la relación que tanto daño le hacía, en la que su pareja le había evitado desarrollarse como una microempresaria.

Luz había abandonado su casa, la que compartía con su esposo, pero él llegó a agredirla (mientras nos narra la escena, es difícil pasar inadvertido el lenguaje que emplea, pues utiliza sus enseñanzas aprendidas en el curso de defensoras de derechos).

“Ya me había ido yo de la casa y llegó a agredirme, como que el violentómetro se disparó. Empezó a acosarme por teléfono, amenazándome. Hasta que un día llegó y me golpeó”, recuerda con tristeza.

Desde esa vez, se decidió a que no iba a volver a pasar. Así de determinada es Luz, pese a que las instituciones no le creyeron, porque le pedían pruebas. Vivió la revictimización hasta el límite, cada instancia le hacía recordar la escena una y otra vez para que, al final, el caso no pasara a otra etapa, sino que se quedara engavetado.

Al no recibir ayuda esperada, Luz quedó en una situación vulnerable, porque el padre de su hija llegaba todos los días a la casa a verla. Porque en la mente de él, ella era de su propiedad y no quería que avanzara con los proyectos de su vida. Verla fuerte pese a la dificultad le resultaba inaceptable. Debía hundirla, porque su firmeza le ofendía.

Su arreglo y expresión corporal habla de su seguridad. Es de cabello colocho negro, ojos café intenso y tez morena. El maquillaje que utiliza es de trazo fino y natural, aprendido en una casa comercial donde trabajaba en el área de cosméticos. Con esa misma apariencia, se presenta ante los círculos de mujeres que atiende en el municipio de Ciudad Delgado, San Salvador, El Salvador, donde enseña cuáles son los derechos, qué hacer para realizar una denuncia y cuáles son los principales problemas que les aquejan.

También, ya hizo acompañamiento de estas mujeres en situación de violencia para que sigan el proceso y hacerles ver que no están solas. Para el consuelo de aquellas que no se han atrevido a denunciar, Luz piensa en ideas, como el envío de cartas, en las que les dice que ella está con toda la disposición de ayudar, respaldada por la Asociación para la Autodeterminación y Desarrollo de Mujeres Salvadoreñas (ASMujeres).

Con la misma energía, ahora esta defensora ha buscado otras posibilidades para sacar adelante a su hija y tener un ingreso extra; por eso, está decidida a poner un negocio independiente y, por el momento, ya realizó todos los pasos para adquirir un crédito con apoyo del gobierno.

“La fortaleza es no permitir más violencia, de parte del agresor y de parte de las instituciones. El tener yo mi autodeterminación y desarrollo, el conocimiento de las leyes; entonces, yo lo sé, pero también lo transmito”, añade Luz.

Hasta el momento, Luz considera que no ha enfrentado dificultades en su labor de defensora; sin embargo, está al tanto de las herramientas de alerta, como el Sistema de Avisos de esta moderna plataforma multimedia para prevenir la Violencia contra las Mujeres, que permite monitorear y alertar sobre los diferentes casos. En honor a su nombre, esta mujer se ha convertido en una luz para las mujeres que divagan perdidas en un laberinto en el que se puede llegar a perder la esperanza: el de la violencia. 

Tú donación es importante para sustentar nuestros programas de apoyo a víctimas de violencia, atención psicológica y el fortalecimiento de nuestra plataforma.

Donar Visa Donar Mastercard DONAR
Violencia Fisica

Tipo de violencia

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Nesciunt, error maiores? Ullam earum tempora cum illum pariatur, veniam saepe natus illo praesentium dicta possimus, repellendus labore ducimus reiciendis dignissimos ex?

Copyright © Todos los derechos reservados