ABC
Disponible en: Hablame de Respeto App Hablame de Respeto App
Historia de Vida
Wednesday 10, February 2016
Acostumbrada a callar

Vivimos en una sociedad donde la cabeza del que habla vale oro, ya que si bien la libre expresión deja de ser libre y queda como un susurro entre las voces del barrio, la colonia, la casa, la familia… aun hay personas que enfrentan a su realidad y deciden recuperar la voz.

No importa la edad, el sexo, el nivel académico, la clases social, todas/os han aprendido a callar muchas/os rompen el hielo desde muy jóvenes, otros se tardan años en darse cuenta y algunas/os mueren creyendo que callar es parte de la vida esta es la historia de una de ellas.

En nuestra sociedad, aprender a callar se vuelve casi una profesión, muros, postes, aceras llevan escrito : Ver, oír y callar. Como una ley impuesta por la misma ciudad y la misma gente. Callar es parte de nuestra vida y educación.

 

19 años, se decide que carrera sacar en la U, que tipo de música quieres escuchar, adonde quieres salir a bailar, pero jóvenes como Margarita nombre ficticio que toman una decisión que cambia el rumbo de su vida, decidir hablar es un gran desafío.

 

 

Con un sueño por delante: trabajar en una aerolínea, y ser una ejemplo para su sobrina, Margarita describe como se armó de valor para cambiar el rumbo de su vida.

 

Estudio tercer año de bachillerato y pienso graduarme este año, vivo con mi mamá, mi hermana y mi sobrina, en un cuarto; junto a la casa, vive mi tío con su esposa y mis otros primos, vivimos en un cuarto donde apenas cabemos ya que mi tío se ha adueñado de la casa donde él vive, Esa casa es de cinco hermanos y cuando uno de ellos falleció mi tío se la quedó.

 

Siempre he sido una chica muy tranquila y yo sé que Dios no le da pruebas que uno puede soportar y lo que viví me ha hecho ser lo que soy ahora. Llegue a esta fundación por que tenia que decidir si quedarme sufriendo y llorando toda la vida o salir adelante y sacar a mi mamá, sobrina y hermana del lugar donde estamos

 

Se dice que la familia es lo más importante que uno tiene, y no lo dudo, pero a veces la misma familia te hace mucho daño; comencé a recibir golpes de mi primo desde que llegue a vivir ahí, pero bien dicen que los golpes pueden marcar tu piel, pero con el tiempo se borran, en cambio, las humillaciones y los insultos quedan marcado en el corazón.

 

Mi primo ha hecho lo posible por verme destruida y por un tiempo lo estaba logrando, mi tío, nos mantenía aisladas en un cuarto; siempre he sido de esas personas que les gusta salir, pero, como creía que todo lo que estaba en esa casa era de él, trataba de dominarnos, y como siempre me alejo de los problemas, comencé a callar.

 

La agresión de parte de mi primo no fue solo conmigo sino que con mi madre y hermana también, les hacia desprecios y cuando pasaba cerca de ellas hacia gestos de querer vomitar.

 

La primera vez que él me pegó reaccione contándole a mi tía y ella le dio un gran castigo solo diciéndole: no lo volvas a hacer. Es irónico que ella lo viera tan normal, y yo sabia que él no se iba a aquedar así; la segunda vez que volvió a pasar, volví a contarle a mi tía y esta vez ella no hizo nada. Me sentí tan indefensa al ver que mi tía no le había importado , creo, que ahí comenzó mi depresión, noches enteras de no poder dormir y de llanto el cual se ahogaba en pequeños suspiros para que mi madre y hermana no los escucharan, asi pasaba la noche hasta que lograba concicliar el sueño,

 

Para ir a la Escuela escondía mis golpes con suéter y maquillaje, en mi inocencia creía que nadie se iba a dar cuenta pero una amiga si lo notó, aun así no conté la verdad, siempre mentía, culpaba al perro y a mi imprudencia al jugar con él.

 

Las consecuencias no fueron solo físicas, porque yo sabia que los golpes los podía esconder con un suéter o camisa manga larga , pero mi tristeza y depresión todos la notaban. Nunca imagine que los golpes de mi primo eran violencia, en ocasiones uno no sabe que está siendo violentando por que ya lo ves normal, nunca pensé en ponerle un alto por que para mi él iba a parar de hacerlo.    

 

Con el tiempo me fui acostumbrando, deje que las cosas sucedieran, si él traba de pegarme yo huía, o dejaba que me pegara para que no volviera a pasar, solo tres ocasiones bastaron para que me marcara la vida.

Pero las cosas no quedaron ahí, hubo una cuarta vez y fue ahí donde decidí hablar, mi hermana estaba en los últimos días de su embarazo cuando mi primo intento pegarle , yo me metí a defenderla   días después mi hermana fue a dar a luz y solo quedamos en la casa mi madre y yo, en esa ocasión él me pegó en la espalda, fue tanto mi enojo que fui a hablar con mi tío para que hablara con su hijo, para que cambiara y que si no lo hacia lo demandaría. Y así lo hice

 

Fui a poner la denuncia donde una tía que trabaja en la PNC, fue en ese momento donde mi vida dio un giro , ya cansada de los golpes, del maltrato hacia mi madre y hermana decidí cambiar la situación y   cambie mi futuro.

 

Es muy difícil tratar de ser alguien cuando tu familia   es la primera que quiere verte fracasada. mi perspectiva cambio, no quería estar llorando todo el tiempo y esconderme tras la música, las pandillas o las drogas por que todo eso seria una felicidad momentánea; Entendí que era el tiempo de hablar por que cuando estuviera muerta, ni mi familia, ni los hospitales ni la policía iban a poder hacer algo.

 

Fui a poner la demanda, lo alejaron un tiempo, las cosas en la casa se tranquilizaron, ya no había agresión física pero la agresión emocional siempre estaba y fue axial que conocí a esta fundación y ellos me han ayudado mucho, tanto psicológicamente como físicamente, mi depresión era tan grande que ni comía. Recuerdo la primera vez que vine con la psicóloga, estaba tan acostumbrada a callar que cuando ella me preguntaba   lloraba y no hablaba.

 

Hemos ido a juicio. Y aquí estoy saliendo adelante yo primero para ayudar a mi madre y hermana a salir también . Mi familia me siguió tratando como lo peor del mundo pero ahora ya no dejó que me afecte

 

Lo mejor para ayudar a alguien es ayudarse uno primero y eso lo he notado, si yo estoy alegre mi madre y hermana también lo están, y no hay nada mas bonito que ver a tu familia sonreír ahora, mi meta es sacar a mi familia adelante, ayudarles y sobre todo ser una profesional.

Tú donación es importante para sustentar nuestros programas de apoyo a víctimas de violencia, atención psicológica y el fortalecimiento de nuestra plataforma.

Donar Visa Donar Mastercard DONAR
Violencia Fisica

Tipo de violencia

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Nesciunt, error maiores? Ullam earum tempora cum illum pariatur, veniam saepe natus illo praesentium dicta possimus, repellendus labore ducimus reiciendis dignissimos ex?

Copyright © Todos los derechos reservados