ABC
Disponible en: Hablame de Respeto App Hablame de Respeto App
Entre Nosotras
Friday 10, July 2015
Mujeres defensoras desarrollando su resiliencia

El Sistema de Prevención de Violencia de Género (SPVG) “Háblame de Respeto” tiene como uno de sus componentes el trabajo con mujeres lideresas.

Por Rosa María Pineda

El Sistema de Prevención de Violencia de Género (SPVG) “Háblame de Respeto” tiene como uno de sus componentes el trabajo con mujeres lideresas. A inicios de 2014, se establecieron los primeros contactos en los municipios de Ciudad Delgado y Mejicanos, San Salvador, El Salvador, para identificar e invitar a las mujeres de diferentes comunidades, a que participaran en la iniciativa llamada “Mujeres Defensoras de Derechos”. 

Así, se logró articular un grupo que ha recibido formación en esta temática y que, de manera voluntaria, avisan, informan, registran, acompañan e incluso dan primeros auxilios emocionales a mujeres que viven en su entorno comunitario y que están viviendo diversas situaciones de violencia.

Actualmente, nos encontramos trabajando de la mano con un grupo intergeneracional de 40 mujeres  –que oscilan entre 19 hasta los 72 años–, quienes desempeñan diferentes roles dentro de su comunidad, siendo algunas profesionales, estudiantes universitarias, amas de casa o empleadas.

Este grupo de mujeres cursaron el primer Diplomado para la formación de Mujeres Defensoras de los Derechos de las Mujeres, impartido en la  Universidad de El Salvador (UES), a través del equipo de ASmujeres y el apoyo del Centro de Estudios de Género de la UES (CEG-UES) –que facilitaron el espacio para la implementación de las clases.

Desde la clínica psicológica de Asmujeres, y como parte de las actividades de autocuido, se detectó en algunas de ellas la necesidad de recibir psicoterapia individual, ya sea por situaciones personales o por la carga emocional que algunos casos les puede generar. Avanzando un poco más, se identificó que la mayoría que de estas mujeres defensoras son  sobrevivientes de violencia y ahora al ser sobrevivientes nace en ellas el deseo de ayudar a otras mujeres que están pasando por situaciones parecidas a las que ellas vivieron.

Ahora, estas mujeres defensoras y sobrevivientes saben que el Círculo y la Escalada de la Violencia pueden romperse, están claras que no es fácil, son situaciones que no se olvidan, pero que sí se logran superar.  Algunas de las expresiones de las Defensoras son: “A mí nadie me decía que tenía derechos, creía que tenía que resignarme”, “todo lo que yo viví era el Ciclo de la Violencia, pero mi familia me decía ya le va a pasar, no lo provoques, como si yo era la culpable”, “me armé de valor y me fui de su lado y ya no permití que me maltratara”. Esta vivencia y la superación de situaciones son las que les dan el valor para hablarles a otras que viven experiencias similares rompiendo así la trilogía de la violencia: el miedo, el silencio y la indiferencia.

Al pasar un proceso de sanación,ellas van desarrollando también su Resiliencia, definida como “saber afrontar la adversidad de forma constructiva. Saber adaptarse con flexibilidad y salir fortalecido del suceso traumático”[i].

Encontramos que las características individuales que facilitan la resiliencia en las personas son las siguientes:

·      Prestar servicios a otras/os o a una causa.

·      Emplear estrategias de convivencia (buenas decisiones, control de impulsos y resolución de problemas).

·      Sociabilidad, capacidad de ser amigable y entablar relaciones positivas.

·      Sentido del humor.

·      Control interno.

·      Autonomía e independencia.

·      Visión positiva del futuro personal.

·      Capacidad para el aprendizaje y conexión con este.

·      Automotivación.

·      Sentimientos de autoestima y confianza en sí mismas.[ii]

Las características, que se mencionan anteriormente, las describe a nuestras mujeres, logrando en ellas el objetivo de la resiliencia: “Ayudar a las personas y grupos no solo a enfrentar las adversidades sino también a beneficiarse de la experiencia”

Ellas se han fortalecido con su nuevo desempeño como mujeres defensoras y han logrado convertir la violencia histórica que vivieron en una fortaleza que las ha llevado ser servidoras de mujeres víctimas de violencia en sus comunidades.

Nuestras mujeres defensoras, como lo mencioné en una clase de Intervención en Crisis, tienen un denominador común y es la voluntad de querer ayudar a otras mujeres que se encuentran en situaciones de violencia.

Son mujeres que han sanado heridas; incluso, algunas de ellas han compartido sus historias en nuestro sitio web, demostrando una vez más que han logrado salir adelante recordando estos hechos de violencia, con tristeza algunas veces, pero estando convencidas que pueden ser ejemplo para otras mujeres que aún no han logrado romper el ciclo de la violencia.

Al saber que las personas que brindan este tipo de atenciones necesitan estar en constante autocuido, tanto de descarga emocional como para su esparcimiento y continuo desarrollo personal, actualmente las mujeres defensoras se encuentran en un programa de psicoterapia grupal llamado  “VIVAS” fortaleciendo así su resiliencia  y autoestima, logrando fortalecer su equilibrio físico, mental y espiritual.


[i]Santos, Rafaela: "Levantarse y luchar" (2013) Barcelona. Random House Mondadori. S.A. 2º Edición

[ii] Gamboa, Susana. Juegos-Resiliencia (2005). Editorial Bonum

Tú donación es importante para sustentar nuestros programas de apoyo a víctimas de violencia, atención psicológica y el fortalecimiento de nuestra plataforma.

Donar Visa Donar Mastercard DONAR
Violencia Fisica

Tipo de violencia

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Nesciunt, error maiores? Ullam earum tempora cum illum pariatur, veniam saepe natus illo praesentium dicta possimus, repellendus labore ducimus reiciendis dignissimos ex?

Copyright © Todos los derechos reservados