ABC
Disponible en: Hablame de Respeto App Hablame de Respeto App
Entre Nosotras
Thursday 9, July 2015
Educar para prevenir

Sin lugar a dudas, sabemos que el sistema educativo del país tiene carencias en la cobertura y acceso para todas y todos

“No hay peor amenaza para la salud de la mujer y de la familia que la ignorancia; y la mejor medicina preventiva es la educación”

Organización Panamericana de la Salud

Sin lugar a dudas, sabemos que el sistema educativo del país tiene carencias en la cobertura y acceso para todas y todos. Esto es determinante en la sociedad que conocemos hoy pues las deficiencias del sistema educativo no se ven inmediatamente sino a largo plazo. Hoy estamos viviendo el resultado de una formación con poco énfasis en los valores y derechos porque en el país no se ha visibilizado un modelo claro para la prevención de violencia de género, que permita conocer y comprender los territorios para identificar desigualdades que se hacen papables en los roles sexuales asignados a hombres y mujeres, y que evidentemente afectan su desarrollo social.

La inclusión de la perspectiva de género como eje central en planes y programas puede generar una nueva manera de hacer educación y servir para crear propuestas de cambio social. Sin embargo, ha faltado una iniciativa más amplia que apueste no sólo a la incorporación teórica del enfoque de género sino a la integración real de este enfoque en la práctica.

En la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia (LEIV) se señala en el artículo 20, las responsabilidades del Ministerio de Educación (MINED), para incluir a través de los programas y procesos educativos de enseñanza-aprendizaje formales y no formales, en los niveles de educación: parvularia, básica, media, superior y no universitaria, la promoción del derecho de las mujeres a vivir libre de violencia y de discriminación, así como la divulgación de las medidas destinadas a la prevención y erradicación de cualquier tipo de violencia contra las mujeres, fomentando las relaciones de respeto, igualdad y promoción de los derechos humanos de las mujeres.

Sin embargo, pareciera que las políticas y leyes únicamente están en papel pues como sociedad no hemos sido capaces de exigir a las autoridades que velen porque estas normativas se desarrollen en la práctica. Tenemos docentes desmotivados que sólo quieren dar su clase e irse a sus casas; tenemos estudiantes de familias desintegradas que no se les incentiva a desarrollar todo su potencial; escuelas carentes de recursos y materiales básicos; familias que tiene que elegir si sus hijos e hijas estudian o no.

Somos un cumulo de variables que sustentan la poca inserción al sistema educativo y la deserción escolar, a pesar de los esfuerzos aún no hay lineamientos claros que no sólo exijan la planificación de e inclusión teórica de temas de derechos y prevención de violencia sino la potencialización de estos a través de la práctica y ejemplo diario del cuerpo docente para las y los estudiantes

En los currículos educativos se incluyen ejes enfocados a los derechos humanos, la prevención de la violencia y la violencia de género pero son temas transversalizados en los currículos educativos y se deja a responsabilidad del docente cómo y cuándo se desarrolla, considerando que para los docentes su propósito es terminar los contenidos de sus programas según las planificaciones y no se contemplan los ejes transversales como prioridad.

En este sentido, queda claro que en El Salvador se debe diseñar un modelo educativo que contemple la prevención de la violencia contra la mujer como eje central para lograr una educación inclusiva que fomente la tolerancia y no discriminación, basado en las necesidades reales del país.

La situación de las mujeres jóvenes y adultas de todo el país en el área educativa refleja que existe una gran deserción causada por la migración, la violencia y los embarazos adolescentes ya que el sistema educativo no es capaz de lograr la retención de las estudiantes. Sólo de enero a febrero de 2015 se han dado 211 casos de embarazo adolescente  en Colón, La Libertad; 33 casos en Chinameca, San Miguel; y 52 en San Luis talpa, La Paz. 

Sumado a eso, están los casos de mujeres desaparecidas y las violaciones sexuales de las estudiantes, lo que provoca su deserción ya que sólo en el año 2013 son 41,425 mujeres las que desertaron debido a la inseguridad social y sexual que sufren las estudiantes dentro y fuera de sus centros de estudio. Además, existen grandes barreras de acceso a la educación y poca cubertura educativa para las niñas y adolescentes que, muchas veces, provoca que dejen los estudios al no tener un centro escolar cercano y recorren largas distancias para trasladarse, caminando por zonas altamente inseguras donde se sienten peligrosamente acosadas por otros jóvenes.

Las instancias públicas deben dirigir su mirada hacia la elaboración de propuestas para solucionar la grave problemática que las mujeres enfrentan día a día, dando estrategias claras y aplicables a las necesidades que las estudiantes y los datos reflejan para enfrentar la deserción y sentar las líneas de acción para lograr la retención de las niñas y jóvenes en el sistema educativo, garantizándoles seguridad y protección para que ellas puedan finalizar su educación básica y media completamente. El sistema educativo debe pensar cómo dar más cobertura y acceso a las mujeres de todos los rincones de los municipios, facilitarles los medios para trasladarse o dar mayor protección a las niñas y jóvenes que caminan hacia sus centros de estudio.

Las mujeres somos parte importante de la sociedad, representamos  el 52.6% de la población total[1] así que en El Salvador el sistema educativo no sólo debe transversalizar la violencia contra la mujer sino crear un modelo que garantice el desarrollo real de la sensibilización a todas y todos los estudiantes de todos los niveles educativos. Y, al mismo tiempo, garantizar la sensibilización a toda la comunidad educativa como docentes, padres y madres de familia ya que los modelos familiares, sociales y roles sexuales transmitidos desde la planificación del currículo educativo, libros de texto, metodología, actividades  y la actuación docente en el desarrollo de contenidos, fomentan y promueven la discriminación hacia la mujer y la minimización de su rol en la sociedad, estableciendo una brecha de género entre las mujeres y los hombres. Estos patrones de enseñanza refuerzan la violencia hacia la mujer y son aprendidos y repetidos por las y los estudiantes.

En la actualidad existen nuevos modelos educativos basados en el trabajo colaborativo que permiten la integración de niñas, niños y jóvenes en relaciones de igualdad dentro de sus salones de clase así como la ayuda mutua entre todas y todos. Esto no es mera casualidad, lo que se busca es promover entre las y los estudiantes que cada uno tiene capacidades y talentos diferentes que sirven de complemento para los otros y que les permitirán lograr los objetivos con base en destacar la importancia de sus capacidades individuales en la realización de actividades colectivas y solucionar problemáticas de la sociedad.

Una de las líneas estratégicas a la que ASmujeres apostamos es a la formación de las mujeres para que tomen decisiones por sí mismas con base en el conocimientos de sus derechos, la iniciativa que responde a esto son los cursos y capacitaciones que se realizan en los territorios, el año pasado se inició tímidamente con un curso en defensoría de los derechos de la mujer impartido por el equipo de ASmujeres, quienes desde sus conocimientos teóricos y prácticos del territorio y los temas, desarrollaron contenidos básicos para mujeres de Ciudad Delgado, Mejicanos y estudiantes de la Universidad de El Salvador. Este curso tuvo dos sedes, una en Ciudad Delgado y otra en la UES pero únicamente tuvo 12 sesiones con la participación de un total de 60 mujeres y estudiantes.

En la actualidad esta iniciativa se transformó a un programa formal, convirtiéndose en el Diplomado en Defensoría de los Derechos de la Mujer, impartido por especialistas en cada área de los 6 módulo integradores que se interrelacionan para lograr aunar los conocimientos y habilidades así como el uso de herramientas básicas de defensoría pero, principalmente, tiene un espíritu motivacional para despertar conciencia de la importancia de nuestros derechos y defenderlos nosotras mismas. El interés de las mujeres por inscribirse en este Diplomado fue tan alto que tuvimos la inscripción de 153 mujeres entre ellas mujeres de los municipios intervenidos, estudiantes universitarias y funcionarias públicas. Y es por esto, que la visión del Diplomado es que a futuro podamos consolidar una red de defensoras a nivel nacional, con domino de herramientas y actitudes que las haga desarrollar su liderazgo transformador

Estamos convencidas que la educación es importante para lograr el empoderamiento de la mujer, haciéndola menos vulnerable a la violencia, en la medida que conozca sus derechos. Sabemos que todas somos vulnerables a sufrir violencia pero la diferencia está en cómo la enfrentamos ya que al conocer nuestros derechos, podemos exigirlos. Por esto, se prevé continuar con este esfuerzo educativo para convertirlo en una formación continua para todas las mujeres de los territorios así como la consolidación de un Diplomado especializado para funcionarias públicas y representantes de instituciones, además debido a la alta demanda de las mujeres y las innovaciones tecnológicas actuales, estamos trabajando por dar el paso hacia la virtualización de contenidos para que, a futuro, podamos desarrollar el Diplomado en modalidad virtual.


[1]   Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC). Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM). El Salvador. Informe Junio 2014.

Tú donación es importante para sustentar nuestros programas de apoyo a víctimas de violencia, atención psicológica y el fortalecimiento de nuestra plataforma.

Donar Visa Donar Mastercard DONAR
Violencia Fisica

Tipo de violencia

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Nesciunt, error maiores? Ullam earum tempora cum illum pariatur, veniam saepe natus illo praesentium dicta possimus, repellendus labore ducimus reiciendis dignissimos ex?

Copyright © Todos los derechos reservados